sábado, 22 de agosto de 2015

Tercer Congreso de Circo Social “Modelos Metodológicos en la Praxis del Circo Social”

El Congreso de Circo Social, surge como una necesidad para la reflexión de la utilización del arte circense, como herramienta de intervención y transformación social. El Congreso es organizado por la Red de Circo Social, cada versión cuenta con un tema principal, invitando a exponente tanto de el área del Circo como de las Ciencias Sociales.

Esta tercera versión, cuenta con importantes invitados nacionales y por primera vez invitados internacionales de Perú y Argentina, con el objetivo de fortalecer la reflexión y la relevancia que este espacio posee para el Circo Social.

De Perú, representando a La Tarumba, reconocida escuela de circo con mas de 25 años de trayectoria, la Psicóloga Gaby Amas, quien compartirá su experiencia con una ponencia denominada “El Arte como Herramienta de Transformación Social” en la cual compartira los aprendizajes y logros que han obtenido como Escuela de Circo.

De Argentina, representando a la Asociacion Civil ACLAP, de la ciudad de Cordoba, Adrian Chucaladakis, quien compartira la experiencia del Circo en el area de la prevencion de la Salud y un video que da cuenta de la experiencia del Circo Social, con la entrega voluntaria de Armas de Fuego, en sectores de alta vulnerabilidad, denominado “Desarme”

Representando a nuestro país, estará Adrián González, Psicólogo y licenciado en Trabajado Social quien participo en el diseño del proyecto Los Libreas, en el sector de La Pincoya, quien dará a conocer su tesis de Master, realizado en España, sobre el Circo y la interculturalidad, siendo una oportunidad de reflexionar sobre un tema que en nuestro país esta comenzando, debido a la inmigración que se esta generando, principalmente en los sectores mas vulnerables.

Por ultimo como una forma de conocer y compartir experiencias, se realizara una mesa con 3 experiencias que se están llevando a cabo, Circo Macramé población el Castillo, Comuna de La Pintana, Taller de Circo en Til-Til, a cargo del Circo del Mundo y una experiencia sistematizada de Payasos Hospitalarios, abriendo la reflexión a otras formas de intervención a través de las técnicas circenses.

Como se puede apreciar, el congreso tendrá varios temas relevantes y que pueden ser un aporte significativo a la realidad de nuestro país, desde el intercambio de experiencias e información.

El congreso se realizara el día Miércoles 26 de Agosto, desde las 09:00 hrs en el Centro de estudios ENAC, ubicado en Echaurren 28, a pasos de la estación Metro-Republica, y cuenta con el apoyo del Área Artes Circenses, del Consejo de la Cultura y las Artes, quien además de apoyar la difusión, nos ayuda a desarrollar un documento que da cuenta de cada una de las ponencias del congreso, que posterior al evento, estará disponible de forma gratuita en nuestra web www.redcircosocial.cl.


Es relevante destacar que este congreso es gratuito y la inscripción se realiza directamente en nuestra web. Esperando que puedan asistir para reflexionar y conocer la praxis del Circo Social, con la premisa de que pasen y sientan como el circo puede ser una herramienta de transformación tanto para quienes la practican, como para su familia y la comunidad.

viernes, 20 de febrero de 2015

Reflexiones sobre el Concepto de Circo Social

Desde hace unos años que me he ido interesando en la praxis del Circo Social, comencé este camino en talleres municipales, con los cuales logre descubrir que los malabares, la acrobacia y las técnicas de payaso, generaban un imán potente en niños, niñas y adolescentes, que se acercaban a la multicancha, a la plaza, a la sede, a pasar el rato en un comienzo, pero después venían porque querían aprender, jugar, reír y sorprenderse de sus capacidades y las de sus compañeros.

El placer e interés de esos niñ@s y adolescentes, fue el que me motivo a estudiar y tratar de profesionalizar la praxis del Circo, fueron 6 años de formación psicológica, en donde fui buscando en cada ramo algo que me sirviera para que el Circo Social, fuera mejor. Sin duda la unión del circo con la psicología comunitaria fue la que me hizo más sentido y que hasta el día de hoy defiendo y promuevo, porque desde mi visión profesional una complementa a la otra y vice-versa desde el modelo de intervención y transformación que el Circo Social, puede llegar a realizar en aquellos que lo practican, pero también en sus familias y la comunidad.

Puedo escribir con conocimiento de causa, que para sobrellevar de mejor forma la intervención psico-socio-circense, se debe conocer las fortalezas del Circo, como una herramienta de acercamiento a niños, niñas y adolescentes. Porque la única forma de que el Circo Social, se profesionalice mucho más, es con la integración de profesionales sociales para fortalecer la praxis; pero profesionales innovadores que creen y reconocen en este tipo de estrategias nuevas formas de co-construcción con las personas, capaces de llevar sus conocimientos a una clase de Circo, que sistematice y justifique teóricamente por qué y el para qué del Circo Social.

De alguna manera debemos abrirnos a este tipo de inter-relación, del formador de Circo con el profesional social, que ayudaran a construir de mejor forma la praxis del Circo Social. Porque defiendo tanto esta mixtura?, porque me hace tanto sentido?

Porque he visto como los proyectos “sociales” en los que se utiliza el circo, en muchas ocasiones; aclarando que conozco varios, pero no todos;   porque seguro hay muchos proyectos o programas, que no conozco que deben ser muy rigurosos en sus metodologías y prácticas; Solo Utilizan el Circo Social como chaya para hacer algo “entretenido” para los niños, niñas y adolescentes, que por una u otra razón, no han tenido tantas posibilidades o viven en sectores de alta vulnerabilidad social.

Esto de alguna forma no ayuda a que la praxis del Circo Social, se valide como una herramienta potente y ética de intervención psico-socio-artística. Esto me lleva a plantear que quizás el concepto de Circo Social, es lo más grande e ideal, pero que de este concepto se pueden desprender otras formas de poner en práctica el Circo en lo social, que pueden ser un aporte a quienes lo practican, pero que no tienen a la base una intervención psico-social más profunda.

Quizás el Circo Social, se puede diferenciar por sus objetivos, publico objetivo, espacio físico, metodología.
Hago esta reflexión, a partir de una revisión de varios de los proyectos en los que he participado, ampliando la visión del Circo Social, a Circo Comunitario - Circo preventivo- Circo Recreativo-Circo Promocional.

Con lo que planteo no me estoy ni quiero atribuirme nuevos conceptos o visiones del Circo Social, solo invitar a una reflexión que ha ido surgiendo en diversos espacios en los que nos hemos sentado a pensar el Circo.

El Circo Comunitario, es aquel que se realiza en la comunidad, en la sede, en la multicancha, donde quizás se pueda generar una re significación del espacio público, ya que he sido parte de experiencias, en las cuales la sede o la plaza, es un espacio de consumo de alcohol y drogas y con la llegada de niños y niñas, con malabares, colchonetas y narices, el espacio se transforma en un factor protector, cambiando la imagen y fin del lugar, ya no como un espacio carrete, sino como un espacio de circo.

El Circo Preventivo, es aquel que con las técnicas del Circo, se pueden prevenir conductas de riesgo, ayuda a que se pueda cambiar el foco o la motivación de los niños, niñas y adolescentes, ya no centrados en hacer algo riesgoso para pasar el tiempo, sino que vienen al circo a pasar el tiempo, haciendo algo distinto, generando vínculos con otr@s. Ojo que esta situación puede  generar cambios tanto positivos como negativos, desde la creación de identidad individual y grupal, como también el hacer situaciones de riesgo, para demostrar que soy mejor que los demás.

El Circo Recreativo, es aquel que ayuda a pasar el tiempo, haciendo algo entretenido y/o distinto, no plantea objetivos psicosociales, sino solo hacerlo por el goce de hacerlo, lo podemos ver en el movimiento que hubo en el parque forestal, o en la plaza de la paz en Puente Alto, en la Plaza de Maipú, juntarse a pasarlo bien. Muy utilizado en actividades comunitarias, cuando viene algún número de circo o se realiza un taller en una actividad puntual.

El Circo Promocional, quizás esta cerca del concepto más riguroso del Circo Social, ya que promueve habilidades y capacidades, por ejemplo, la autogestión, la participación, la tolerancia o el trabajo en equipo, tomando como referencia la experiencia realizada con Junto al Barrio en la Pincoya, pero no hay una intervención integral, sin duda marca esta forma de entender la fuerza del circo, como herramienta que promueve el desarrollo de habilidades individuales, grupales tanto a nivel artístico, físico y psicosocial.

De alguna forma las reflexiones que permiten el alcance del Circo en lo Social, ayudan a entender lo potente que puede ser la utilización del Circo, como una herramienta que ayuda de diversas formas; a pasar el tiempo de forma saludable; creando, jugando;  previniendo conductas de riesgo; promocionando nuevas formas de relacionarme con mi entorno y con mis pares,  e incentivando la participación protagónica en la comunidad.






Experiencias que llenan el Alma, Circo con niños, niñas y adolescentes, con necesidades educativas especiales.

La definición que he ido proponiendo del Circo Social, “Es el traslado de las técnicas de Circo, desde las carpas multicolor a espacios comunitarios, para ser utilizada como una herramienta que promueve y potencia el desarrollo de habilidades físicas, artísticas y sociales, en niños, niñas, jóvenes, su familia y la comunidad”, ampliándolo a la utilización como un medio de transformación social, desarrollando habilidades para la vida.

Siempre desde una visión de que el Circo, cambia la vida de quien tiene la oportunidad de aprender, como también de aquel que tiene la posibilidad de enseñar; sin embargo en este largo viaje que he ido trazando con el Circo Social, me he ido encontrando con nuevas sonrisas, nuevos rostros, que me han ido sorprendiendo y guiando mi forma de entender el poder que tiene el Circo Social.

Es así que pude ser parte de una experiencia, que me permitió reconocer la fortaleza que tiene el circo, como una herramienta integradora, creativa, donde todos y todas podemos ser parte, levantando una experiencia con otro colega psico-circense, con niños, niñas y adolescentes con necesidades educativas especiales.

Desde que llegue al Circo Social, siempre he creído que todos y todas pueden hacer Circo, que al fortalecer el YO PUEDO, puedo cambiar mi realidad, aprendiendo a hacer malabares con 3 pelotas, a hacer una figura en el trapecio o a hacer reír con los juegos del payaso; sin embargo esta experiencia  fue mucho mas que eso, ya que además de aprender a sonreír, me volví a sorprender de las infinitas posibilidades que puede ofrecer el Circo Social.

Debo reconocer, que esta experiencia, realizada en el Colegio Paul Harris, se transformo en un desafío, que me hizo volver a replantear muchas de las dinámicas, juegos y planificaciones que he ido utilizando en las formas de enseñar y aprender el Circo, y fue así que comencé a hacer, probar, aprender, reflexionar y sorprenderme, de cómo iban aprendiendo a hacer malabares, a encontrar su payaso interior (aunque creo que eran unos payasos del alma) y a comenzar a realizar ejercicios en la tela.

Con una energía única, que nos planteaba la necesidad de cambiar de actividad cada 15 minutos, pero también de repetir la metodología, para encontrar una cierta estructura, que los pudiera guiar, hacia el objetivo final, de desarrollar la creatividad a través del aprendizaje de las técnicas circenses.

Cada sesión, era una aventura nueva, de probar, de sorprender, de desafiar a cada participante, para que buscara en sí mismo sus habilidades, sus motivaciones, su personaje. Ese sentido de grupalidad, que se plantea al momento de hacer circo social, aparecía en todo momento, soy del Circo Paul Harris, era un constante en el discurso de cada uno de los participantes.

La tolerancia a la frustración y la capacidad de sorprenderse con cada avance, fue volver a la esencia, a re-aprender el Circo, y su forma de enseñar, volví al primer momento, cuando lanzar una pelota y agarrarla era un logro que había que mostrar al otr@, cuando una caminata de clown, era un descubrimiento, cuando un nudo en la tela era una avance.

Así me propuse, volver a aprender, para encontrar una metodología, que yo pensé que seria nueva, y en verdad me sorprendí, ya que no tuve que reinventar, sino que solo adaptar la metodología para hacerla acorde a esta nueva realidad.


Mentiría sino dijera que tuve miedo, que me llene de preguntas, pero creo que fue ese miedo que genero la creatividad, para construir un nuevo espacio para el aprendizaje de las técnicas del Circo. Realice el mismo proceso, 5 etapas, genere vínculos, aprendí y enseñe las técnicas, me emocione, crecí y me di cuenta que el Circo Social, transforma y nos transforma, como Formador, Artista y Persona…

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Circo Social, la fusión entre las Artes Circenses y las Ciencias Sociales.

Esta reflexión surge a partir de los avances que ha tenido el desarrollo de intervención en contextos “sociales y/o vulnerables” a través de la utilización de las técnicas circenses, hace unos 5 años, la mayoría de las intervenciones eran pensadas desde el papel por profesionales de las ciencias sociales y llevadas a la practica,  por “monitores de Circo” no generando cruces donde la fusión de ambas disciplinas para poder sistematizar la intervención psico-socio-artística.

La necesidad de contar con sistematizaciones, documentos, publicaciones, ayuda a que la praxis del Circo Social, sea mucho mas consistentes, además de transformarse en una carta de navegación, de cómo, porque y el para que de la intervención circense.

Como país hemos visualizado, como desde la practica del Circo, han surgido interés por estudiar profesiones que pueden ser afines para el desarrollo del circo social, psicología, trabajo social, sociología, medicina, enfermería, pedagogía; han sido las que mas se repiten, según las inscripciones que hemos tenido en los 2 congresos realizados por la Red Chilena de Circo Social.

La necesidad de poder profesionalizar la fusión de ambas disciplinas, nos ha hecho pensar en múltiples estrategias, donde el aporte de mi compañera de vida, Pía, han generado varias ideas, donde la necesidad de visualizar y pensar el circo como un proceso que transforma, no solo a quien lo practica, sino también a quien puede ver un espectáculo o un avance de un niño, niña y adolescente, en la tela, en los malabares, en el clown, genera cambios relevantes a nivel individual, grupal, familiar y comunitario.

El Circo como ejercicio político ha sido una reflexión relevante, no desde lo político partidista, sino desde la influencia y transformación que esta herramienta puede generar en el espacio publico, desde el ejercicio de participación libre donde el participante elige ser parte, lo que le permite fortalecer el ejercicio de opinar con voz, veto y voto; la inclusión siendo el espacio circo, un espacio de tod@s y para tod@s, ya que las diversas técnicas permite que cualquiera pueda aprender, no excluyendo a nadie; Ejercicio de derechos, el Circo como un espacio donde se pueden visualizar los derechos de la infancia y adolescencia, en su cotidiano, derecho a un nombre, a un espacio seguro para aprender y jugar, derecho a la salud desde el fortalecimiento del autocuidado, al respeto por mi cuerpo, ya no como un objeto sino como un instrumento de comunicación, derecho a no ser maltratado, potenciando la resolución de conflictos de forma no violenta; y la responsabilidad por hacer cambios tanto en su vida, como en la de sus compañeros que influyen en la construcción de una nueva forma de hacer sociedad, igualitaria y justa para tod@s.

Nuestras herramientas para transformar el mundo, no es un discurso político, ni un arma de destrucción masiva, ni una imagen que te conmueva, sino una herramienta artística psico-social, que invita a la risa, a la creatividad, a la sorpresa, a la magia, a creer y a crear.
Desde esta herramienta, es necesario la integración de los profesionales sociales, en cada espacio donde se utiliza el circo social, no como observadores o cientistas, sino como profesionales capaces de comprender y reflexionar, como las artes circenses pueden generar cambios y desarrollar habilidades para la vida.

Lamentablemente, en las formaciones de pre-grado, no existen cátedras, que validen y muestren herramientas innovadoras de transformación e intervención social, sino mas bien estas aparecen como buenas practicas, en algún congreso o seminario. Así como el Circo debe abrir e invitar a las ciencias sociales a conocer sus potencialidades, se deben abrir espacios para que las intervenciones circenses u de otras artes, puedan darse a conocer en la Academia, para poder invitar a los profesionales en formación, a que conozcan y vean en el Circo, nuevas metodologías de transformación social.

Cuando se realizan tesis de grado, como la realizada hace muy poco, con Pía, sobre el Circo Social, se lograr dar a conocer una forma innovadora, que sorprende a los docentes que evalúan estos proyectos, incluso validan y potencian con sus experiencias lo propuesto en la investigación, situación que también debe suceder a muchos otros profesionales, que deben estar realizando este proceso en otros lugares; yo tuve la oportunidad de conocer 2 tesis que ya están en proceso de terminar, desde la Psicología Comunitaria y de la Pedagogía en Educación Física.

Esto nos invita a que se hagan mas investigaciones y que haya mas participación de las ciencias sociales, en las praxis psico-socio-artísticas que se están llevando a cabo, para que se puedan seguir validando, no solo como un bello paréntesis en la comunidad, donde el circo se levanta durante 6 meses o 1 año, con importantes resultados, pero se acaba el financiamiento, y se acaba el proceso; sino que como un ejercicio que debe permanecer en la comunidad, y ser evaluado, para generar sistematizaciones que permitan visualizar el poder que posee el Circo Social, como herramienta de transformación individual, grupal, familiar, comunitaria y social.




viernes, 28 de noviembre de 2014

Circo Social, rumbo a la profesionalización de la praxis

La motivación a hacer y construir una mejor praxis (relación entre teoría y la practica) ha generado en nuestro país, la necesidad de profesionalizar mucho mas la utilización del Circo como herramienta de intervención y transformación social.

Siendo un país, donde aun el arte no es un lenguaje que se potencie como un medio de transformación social, sumado a la visión aun estigmatizada del circo, donde la construcción del concepto desde el ciudadano común, lo polariza entre el circo tradicional v/s el Cirque du Soleil, nos plantea un desafío mucho mayor, la validación del circo, tanto como herramienta psicosocial, como también como parte de la oferta cultural del país.

Es así, que durante los últimos años, la formación de los formadores de Circo Social y escuelas de Circo, sumado a la generación de encuentros de reflexión en torno a pensar el circo, desde su innovación y su aporte al cambio social, se han transformado en elementos claves hacia el camino de la profesionalización.

Quiero destacar, que no tiene relación con ser un profesional, ya que entiendo por profesional, a quien vive de lo que lo motiva su corazón y vocación, si no mas bien a conocer e intercambias, metodologías, experiencias, buenas practicas, aciertos y errores al momento de trabajar con las artes del Circo.

De esta motivación, surge primero de manera espontanea y gestado por cabeza de Martillo, un primer encuentro con Antonio Benítez, uno de los formadores de Circo Social, del equipo del Cirque du Soleil, quien comienza a platear inquietudes y visiones, que si bien habían acompañado la praxis en  nuestro país, no las habíamos pensando desde una mirada que mezclara la creatividad y nuestro quehacer desde el circo social. Primero vino el cambio de palabra monitor, a la de Formador, reflexión necesaria, ya que el circo lo que busca es que a través de las técnicas formar (o deformar) ciertas formas arraigadas de relación, como la violencia, la baja tolerancia, la dificultad al momento de resolver conflictos en forma no violenta, formando y desarrollando nuevas estrategias, que se han denominado Habilidades para la vida; segundo gran tema, como el Circo ayuda  a generar habilidades para la vida, que es llevar las habilidades que se aprenden en el circo como la perseverancia, el creer en si mismo, el apoyo con el compañero/a, el trabajo en equipo, la creatividad al momento de resolver conflictos, a la vida cotidiana, para que ayuden a desarrollar nuevas formas de relacionarse con otr@s y con el mundo.

Esta ventana que comenzó a abrirse, se fortaleció mucho más, cuando durante una semana, compartimos con diversos gestores y formadores, tanto de Santiago como de regiones, gran acierto que permite ampliar la reflexión, un segundo encuentro con Antonio, ya en un espacio mas formal y al alero de un programa adjudicado por el Circo del Mundo-Chile, en el cual pudimos profundizar mucho mas los conceptos que ya habíamos podido conocer, pero de manera mucho mas profunda y lúdica, en un espacio apto para el encuentro y la reflexión.

Desde estas experiencias, se levantaron muchas ideas, propuestas y desafíos, además de ir encontrando un rumbo que si bien estaba ahí, necesitábamos de alguna manera re-ordenar.
De ambas experiencias se logro generar un documento que sistematizará el proceso, siendo un acierto, ya que estos documentos, vienen a sumar a los que ya existen en el país, documentos que son un aporte para que desde la cabeza podamos entender lo que hacemos con el cuerpo, con la magia del circo y con el corazón.

Desde la red Chilena de Circo Social, hemos visto que esta necesidad de unificar visiones y co-construir nuevas, respetando lo que ya se ha ido vivenciando y construyendo, era un avance significativo hacia la profesionalización, es así que se gestiono una formación con Tomas Soko, Artista circense argentino, que realizo un taller de juegos malabares para artistas y profesionales que hacen Circo Social, que permite entender otras formas de utilizar las técnicas del circo, específicamente los juegos malabares, y como estos pueden ayudar a desarrollar la creatividad y las habilidades para la vida, de esta formación nos queda como elemento a reflexionar el de objeto mascara, como un elemento que se debe fortalecer al momento de desarrollar experiencias de Circo Social.

Con esta información, fue que se decidió generar una formación para los Formadores de la 3º Convención de escuelas y Circo Social, instancia que nos genero la necesidad y desafío de armar un equipo de trabajo, capaz de sustentar una formación, que pudiera de alguna forma, alinear las metodologías de los talleristas, buscando llegar al objetivo propuesto para la convención, que era generar un espacio profesional y protegido de intercambio de experiencias y de aprendizaje de las técnicas circenses, desde un enfoque integral, participativo, que respetara los conocimientos previos y los procesos de los distintos participantes del Convención.

Es así que hemos ido avanzando, desde el aprendizaje compartido, hacia una profesionalización, entendiendo de que cada paso, es clave para que el Circo Social, se valide cada vez mas como una herramienta de intervención y transformación social

  

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Circo Social; Creciendo desde la praxis y la profesionalización



Hace unos 7 años atrás, la idea de entender la practica del Circo Social, desde un sustento teórico que ayudará a comprender el alto impacto que la utilización del circo genera en aquellos que tienen la posibilidad de practicarlo, conocerlo y reconocerlo como una forma viable y sistemática de transformación social, era solo una idea que se gestaba en la cabezas de algunos soñadores.

Pero todo eso se ha ido transformando desde la construcción de marcos referenciales, teóricos, críticos y sistemáticos del porque la praxis del Circo Social, esto se ha ido fortaleciendo desde varios hitos;

1-       La realización de estudios e investigaciones que van desde la experiencia de la practica, donde conjugado con la teoría, han dado vida a lo que en este momento hemos denominado la praxis de pensar y hacer el Circo Social; “Tesis de Grado, en diversos ámbitos, el intercambio de textos con otras instituciones, la disponibilidad en la web de documentos de experiencias en diversos países, y el documento que sistematizo las exposiciones del primer Congreso de Circo Social, generando un interesante material de reflexión sobre el Circo Social”.

2-       Desde la necesidad de poder sistematizar y dar rigurosidad a cada una de las experiencias, pasando del hacer, al hacer desde la reflexión critica del como y el porque de la utilización del circo social. Este fenómeno ocurre incluso antes de los documentos mencionados o de la formación de la Red Chilena de Circo Social. Lo que permite entender nuestra necesidad de hacer las cosas mejor, primero para que se valide en la institucionalidad académica, sincretismo que plantea Adrián González (Junto al Barrio) que ayuda a entender, la necesidad de co-construir un nuevo conocimiento donde se conjuga el circo, con la intervención social, dando vida a lo que hoy entendemos y reflexionamos como CIRCO SOCIAL; y segundo desde la inquietud de hacer las cosas mejor y sistemática para todos aquellos niños, niñas, jóvenes que serán parte de las experiencias de circo social en diversos espacios, realidades y contextos.


3-       Como hito importante de esta profesionalización teórica del Circo Social, esta la motivación de diversas agrupaciones e instituciones en generar espacios de encuentros y dialogo en torno al circo como praxis social, como los foros realizados por la compañía 4 Sociales y el Circo del Mundo, donde tuve la oportunidad de participar, logrando reconocer que el interés por profesionalizar la praxis, no solo era una motivación propia, sino una necesidad sentida por un colectivo.

4-       Por ultimo todo esto se consolida en el nacimiento de la RED CHILENA DE CIRCO SOCIAL, que no es un hito de un momento, de un lugar, sino de un proceso que se fue gestando de forma natural, que lo hace mucho mas simbólico y participativo.
Una red que busca conjugar actividades y propuestas, como la validación y profesionalización del Circo Social, desde las diversas miradas, promocional, preventiva, reparatoria, desde diversos contextos, el circo de la plaza, de las casas circos, desde las instituciones, desde la autogestión y desde diversas formas.

Todas estas reflexiones parte desde re-conocernos como nuestra historia, nos guía, nos enseña, nos cuestiona y nos hace ser quienes somos en la actualidad, organizaciones que ya no solo hacen circo, sino tambien lo justifican y validan, pero no desde lo bueno que puede llegar a ser, sino desde indicadores y modelos de co-construcción teóricos, que ayudan a hacer mucho mas fuerte la praxis del “Circo como herramienta de intervención y transformación social”

En la web de la red Chilena de Circo Social www.redcircosocial.cl , los documentos estan disponibles para descargar, leer y crear