jueves, 3 de septiembre de 2020

Reflexiones de Circo Social y Derechos Humanos


La siguiente reflexión surge desde la invitación a pensar y realizar una presentación - ponencia sobre el circo social como un espacio que permite promover los derechos humanos, en el marco de un seminario del curso de derechos humanos de la UNAM- México. - invitación realizada por un compañero de circo social - Diego Vargas, a quien agradecemos esta oportunidad interesante para re-pensar nuestra praxis.

Esta invitación fue un desafío porque nos hizo preguntarnos cuál es la relación de la metodología del Circo Social con los DDHH, si bien nuestra praxis se basa en los derechos de la infancia-adolescencia y enfoque de género, era necesario reflexionar sobre cómo y de qué forma se reflejan, se protegen y se promueven estos derechos desde el Circo como metodología psico-socio-artística.

Lo primero para comenzar esta reflexión es plantear que “Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición. Todos tenemos los mismos derechos humanos, sin discriminación alguna. Estos derechos son interrelacionados, interdependientes e indivisibles.

Los derechos humanos universales están a menudo contemplados en la ley y garantizados por ella, a través de los tratados, el derecho internacional consuetudinario, los principios generales y otras fuentes del derecho internacional. El derecho internacional de los derechos humanos establece las obligaciones que tienen los gobiernos de tomar medidas en determinadas situaciones, o de abstenerse de actuar de determinada forma en otras, a fin de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales de los individuos o grupos”. (https://www.ohchr.org/sp/issues/pages/whatarehumanrights.aspx)

Cuando leemos esta definición, surge la pregunta ¿cómo la praxis del circo promueve los DDHH, está dentro de nuestra visión y misión?, ¿poseemos la capacidad de visualizar estos derechos en nuestra cotidianeidad de las acciones que realizamos desde el circo social? Siendo está una oportunidad para una reflexión crítica de cómo los derechos humanos se cruzan en nuestro trabajo.

Sin duda desde que comienza el circo como herramienta de intervención social en el año 1994. -- seguramente debe haber más experiencias previas, pero pongo esa fecha desde que surge esta denominación dentro del movimiento circense en Chile -- a los tiempos actuales el circo social ha vivenciando un proceso de crecimiento teórico - reflexivo y crítico que han ido modificando los objetivos, metodologías, praxis, ética de como el circo puede ser una metodología de acción y transformación social.

Desde esas reflexiones nos hemos ido planteando espacios de pensar y re-pensar nuestro trabajo, situación necesaria para la mejora constante y la visión crítica y constructiva de la praxis del circo. La invitación es que los diversos espacios y formadores se planten estas reflexiones, para ir visualizando nuevas prácticas y enfoques que integren los ddhh, de la infancia y adolescencia y el enfoque de género en la metodología del circo social.

Cuando surge la invitación me planteo las siguientes reflexiones de como los ddhh se relacionan en el circo social.

  1. Derecho al arte, pero no como espectador pasivo, sino como ser/seres creativos con el derecho, de vivenciar, crear, de explorar esa necesidad humana de transformar la realidad desde el arte. -
  2. Derecho a ser creativos, siendo el circo puede un espacio que estimula, alienta y fortalece constantemente la capacidad de ser creativo como motor para la acción social.
  3. Derecho a ser y hacer Comunidad, tanto comunidad dentro del espacio del Circo Social, como en la comunidad donde viven les participantes, siendo actores/actrices de su propia realidad.
  4. Derecho a mejorar la Salud, sobre todo con las dificultades e índices complejos en los indicadores de salud. El Circo ofrece un espacio para realizar prevención y promoción de salud física, psicológica, emocional, social y espiritual. -
  5. Derecho a ser y hacer Comunidad, tanto comunidad dentro del espacio del Circo Social, como en la comunidad donde viven les participantes, siendo actores/actrices de su propia realidad.
  6. Derecho a una Educación distinta, donde se respete y se promueva la participación real, donde el derecho a voz, voto y veto este propiciado desde la metodología del Circo Social. Una educación mirando a los ojos del otre, en un círculo de iguales y no la nuca del compañere, como en la educación” Formal”
  7. Derecho a Jugar, desde la premisa que la metodología fundamental del Circo Social es el juego, como espacio libre y creador.
  8.  Derecho a la igualdad, equidad y respeto por la diversidad.

 

Esta reflexión surge desde la experiencia, seguramente existen más derechos que el circo promueve, por lo tanto, esta publicación es abierta a un debate de ¿Cómo el circo puede promover el ejercicio de los derechos humanos, desde el trabajo con enfoque de derechos y género?

La única forma de construir conocimientos es desde pensar nuestra praxis, con el intercambio de visiones, metodologías y experiencias, así que agradezco que podamos compartir las respuestas y opiniones sobre la pregunta.

 

 


Reflexiones de Circo Social y Derechos Humanos

La siguiente reflexión surge desde la invitación a pensar y realizar una presentación - ponencia sobre el circo social como un espacio que p...